Los números no podían ser peores. Según el análisis que el KOFIC (Consejo de Películas Coreanas) hizo público el pasado martes, las películas coreanas han sufrido una bajada del 68% en sus ventas internacionales. Durante el 2006, los beneficios de exportación fueron de 19 millones de euros, frente a los 59 millones de euros recaudados en 2005. La mayor caída se ha experimentado en el mercado japonés, donde los beneficios han bajado un 18% durante 2006.

Este fenómeno no está ocurriendo solo en Corea, el resto de países asiáticos a excepción de Tailandia ha visto sus beneficios de exportación reducidos este último año. Curiosamente, los beneficios de exportación del cine tailandés han incrementado un 120%.

Anuncios