Kenneth Bi, el director de The Drummer nos cuenta que el personaje del padre del protagonista es un jefe mafioso, y como tal ha de ser duro, un animal: lleno de instinto, de violencia y de egoísmo, ególatra y capaz de querer a alguien sin arrepentirse. Pero… ¿como trataría una persona así a su propio hijo que le quiere e intenta imitarle?


Un personaje tan complicado necesitaba un gran actor. La primera elección de Kenneth fue Tony Leung Ka-Fai (Election, The Lover), un actor con una gran carrera a sus espaldas (ha ganado el premio a mejor actor en los Hong Kong Film Awards cinco veces).

Conseguir un actor tan importante en la película era complicado, y más aún cuando acababa de rodar Election, donde daba vida a un gangster sin escrúpulos y descontrolado. Con tantas cosas en contra, Kenneth aún contacto con Tony.

Tony respondió enseguida, estaba muy interesado en la parte de Tambor Zen de la película, ya que era admirador suyo desde hacía tiempo. Pero Tony no quería hacer de un mafioso, acababa de hacer lo mismo en Election y no creía que pudiese crear otro personaje en tan poco tiempo.

Finalmente Kenneth y Rosa (su mujer y productora) consiguieron convencerle añadiendo una escena donde su personaje tenía que tocar el tambor.

Tony y Jaycee Chan empezaron a ensayar el tambor juntos. Cuando Tony se puso la ropa del personaje, enseguida de transformó en él, incluso escogió un nuevo peinado para el personaje, y trajo zapatos y accesorios propios, difíciles de encontrar en tiendas. Kenneth no podía estar mas contento de haber conseguido el actor perfecto para el papel.

Anuncios