El director y guionista Daniel Chan pretende darle un giro al mercado cinematográfico cantonés con “Exodus”, la primera parte de una trilogía de películas que se aleja de los lugares comunes del cine de Hong Kong para demostrarle al mundo que también saben hacer ciencia ficción.

Exodus estará ambientada en un Hong Kong post-apocalíptico donde las Ciudad Isla tiene esclavizados a los habitantes de Kowloon, quienes confían en que se cumpla una profecía según la que un esclavo se alzará para liberarles. Dada la falta de originalidad del planteamiento inicial, el aliciente del proyecto recae en los 12’8 millones de dólares invertidos en la producción, que prometen unos efectos especiales y gráficos 3D tan espectaculares que nos hagan olvidar cualquier atisbo de argumento.

Según Chan, la trilogía será una especie de “Blade Runner y los Diez Mandamientos rodado a lo 300”. Ahí queda eso.

Anuncios