Parece ser que a la pareja que es la envidia de ambos sexos Nicholas Tse y Cecilia Cheung, les ha salido un hijo superdotado.  Lucas, su primer hijo (ya esperan el segundo) tiene un coficiente intelectual de 130.

Lucas es un niño al que le encantan las cámaras y siempre está posando para los paparazzis. Se rumorea que se le ofrecieron 10 millones de dólares de Hong Kong (más o menos un millón de euros) para aparecer en un anuncio de leche en polvo.

Se dice que ha tenido tutores desde que tenía un año (doy fe de que esto no es tan raro en Hong Kong, yo he trabajado de eso) y que siempre ha seguido una dieta muy estricta (y cara). Ahora que tiene dos años y medio puede hablar perfectamente con todos sus familiares y hablar algo de inglés.

Y esta vez se sabe que no son los genes: Nicholas dejó el instituto, y Cecilia ni siquiera lo empezó (era chica florero ¿lo recordáis? ¿no? eso es que no habéis leído nuestros geniales reportajes de ¿De que trabajaban los actores de Hong Kong antes de ser famosos? )

Desde principios de año, Lucas va a una escuela internacional muy famosa que cuesta unos 67.000 dólares de HK al año (más de 6000 euros), donde se dice que su IQ está causando estragos entre sus profesores.

Así que brillante, fijo que cuando sea mayor es guapo, y con pasta. Yo digo que planeará dominar el mundo a los 16.

Anuncios