Tony Jaa, la mayor estrella del cine tailandés (al menos en el extranjero) ha dejado el cine para retirarse a un templo.  Jaa ha tenido más de un problema personal, como pudimos ver en el rodaje de Ong Bak 2.

Así que hace unos días, Jaa se subió a un elefante, se dirigió al templo de Surin, y allí juró sus votos, se afeitó la cabeza y se unió a la hermandad. Cabe decir que en Tailandia no es extraño unirse a un templo durante un tiempo, pero ya no es tan común que lo hagan super estrellas del cine.

Se dice que tras todo lo ocurrido en el rodaje de Ong Bak 2 (si no habéis leído nuestro reportaje al respecto, hacedlo), Ong Bak 3 no ha sido el éxito que se esperaba y ha sido la primera película de Jaa que no llega a los primeros puestos de taquilla. Los críticos que ya criticaban la segunda parte por su enorme falta de historia, peor la ensalzaban por sus peleas (que yo no le daría ni eso) se han puesto de acuerdo en condenar esta tercera parte incluso por las peleas. En la película, dicen, se nota la falta de ganas de Jaa, y se nota que solo la ha hecho por obligación de contrato.

Tras toda la presión a la que ha estado sometido Jaa, no se sabe cuanto tiempo podrá estar en el templo, o si estará allí indefinidamente. Lo que sí es seguro es que todos sus proyectos quedan cancelados, incluído el que tenía con Donnie Yen y que todos esperábamos con ganas.

Anuncios