El director Koji Masunari y el productor Tomonori Ochikoshi han viajado hasta Sitges para presentarnos “Welcome to the Space Show”, una psicotrópica película de animación en la que cinco amigos viajan por el espacio acompañando a Pochi, un perro extraterrestre al que encuentran herido durante las vacaciones de verano.

Pochi, agradecido, les regala un viaje a la Luna, pero todo se complica cuando al llegar allí cierran las fronteras de la Tierra por una alerta de contrabando. Así que para conseguir regresar a casa antes de que acaben las vacaciones, los cinco amigos deberán dar un rodeo por el espacio para poder entrar de nuevo en La Tierra utilizando el único transporte autorizado que saldrá desde el planeta natal de Pochi. Por el camino descubrirán El Show Espacial, el programa de TV más famoso en el universo, deberán buscar trabajo para pagar sus billetes de transporte y conocerán a las más extrañas criaturas, unas con buenas intenciones y otras ávidas de robarles algo que, aunque común en la Tierra, es altamente codiciado en el espacio.

Por el argumento ya podemos ver que la película está, sobretodo, destinada a un público infantil, aunque su larga duración (136′) y su complejo guión quizá no la convierten en la película más entretenida de la historia. Es a nivel técnico donde esta producción brilla con luz propia. Su animación es suave y dinámica como pocas y la peculiar dirección artística combina por igual unos preciosos paisajes del japón rural con surrealistas y detallados escenarios espaciales que enorgullecerían a The Beatles.

Sin embargo, más allá de toda la parafernalia visual, la película se queda en poca cosa. La historia no es más que una suma de clichés que te acaban conduciendo hasta un descafeinado clímax final, todo adornado con una serie de subtramas confusas y escenas que alargan el metraje innecesariamente. Afortunadamente una serie de gags humorísticos hacen el visionado más llevadero y consiguen alguna carcajada de un público cada vez más cansado.

Destacamos el hecho de que, a pesar de ser una historia del todo convencional, nos sorprende con algunas divertidas salidas de tono, y cuenta con unos atrevidos diseños que le otorgan un look único y original, construído de escenarios y naves espaciales con tendencias orgánicas muy poco habituales en este tipo de producciones y con unos diseños de extraterrestres que se mueven entre lo grotesco y lo precioso.

Os podéis hacer a una idea de todo esto viendo el trailer de 23 minutos que Aniplex ha hecho público. Tranquilos, aún viendo el trailer podréis difrutar de casi dos horas más de película si decidís darle una oportunidad.

Anuncios