Al fin nos hemos puesto al día con uno de los clásicos de 2004 que se nos había pasado debido a una infinidad de razones pese a estar en la estantería de los DVDs desde ese año. La película se convirtió en un clásico instantáneo y convirtió al director Derek Yee en sinónimo de buen thriller. Desde entonces nos ha traído Protégé, Shinjuku Incident, Triple Tap, y ahora prepara The Great Magician.

En la película vemos un protagonismo coral, aunque en la portada se anuncien Daniel Wu y Cecilia Cheung, y siendo cierto que llevan gran parte del peso de la película, el equipo de policías comparte tanto el protagonismo que acaparan los primeros quince minutos de película sin que veamos a los protagonistas del poster hasta pasados esos minutos.

One Nite in Mongkok” nos adentra en el corazón de Mongkok, la parte con más densidad de población del planeta y donde la gente de Hong Kong sale a cenar y de marcha mezclándose con la multitud de turistas que se ven atraídos por los mercadillos y Tung Choi Street (la calle de la electrónica). Allí la mafia y los delincuentes juveniles trapichean, venden falsificaciones y vigilan su territorio para asuntos más serios. Y aquí es donde comienza una pelea entre dos bandas rivales, que acaba en la muerte del hijo del jefe de una de las mafias. Éste decide reunirse con el jefe de la otra banda y el asesino de su hijo para clamar venganza. Pero el jefe de la otra banda huye mientras apuñalan al causante de todo.

Aquí entra en juego el equipo de policía formado por Alex Fong, Kar Lok Chin, y el joven de gatillo fácil Anson Leung entre otros. Deben detener la violencia antes de que escale más, y si pueden, antes de Navidad, para poder estar con sus familias. Tienen 36 horas.

Por su parte el jefe de la mafia le encarga a Liu (Lam Suet ) que contrate a un asesino para deshacerse del jefe de la otra mafia. Este asesino no es otro que Lai Fu (Daniel Wu), quien llega de un pueblo de China en busca de su novia y aprovecha este trabajo para entrar en Hong Kong. Mientras espera ordenes en un hotel, salva a Dan Dan (Cecilia Cheung), una prostituta que es atacada por un cliente. Desde ese momento sus destinos se verán entrelazados en una huída de dos días por los callejuelas y antros de Hong Kong, la policía busca a Lai Fu, y el cliente de Dan Dan quiere tomarse la justicia por su mano.

La película transcurre durante 36 angustiantes horas en las que el director nos empuja hacia una montaña rusa en la que apenas podemos relajarnos un momento antes de la siguiente bajada. Los personajes se mueven por diferentes motivos, la policía necesita detener al asesino, el asesino necesita encontrar a su novia y acabar el trabajo para que la mafia no se le eche encima, la prostituta necesita dinero para mantener a su familia numerosa en el pueblo, y la mafia debe mantener su orgullo, su territorio, y su vida.

Personalmente me ha recordado mucho al estilo de la productora Milkyway tanto en personajes como en ambientación. Mongkok se convierte en un laberinto de vicio y secretos donde las luces de neón solo sirven para distraer al turista de lo que ocurre a su alrededor.

No os engañéis, no estamos hablando de una película de acción, sino una película de supervivencia, un thriller en toda regla donde las escenas de acción no abundan, per acompañan. Aquí la línea entre los “buenos” y los “malos” es tan fina como en el “The Killer” de John Woo. Los policías son buenos y buscan a un asesino y a una prostituta que le acompaña. El asesino solo coge el trabajo por dos razones: el objetivo es un mafioso capaz de lo peor, y el trabajo le ayuda a buscar a su novia de la que hace meses que no tiene noticias. Ella también fue a Hong Kong a buscar dinero, como Dan Dan, quien no tiene tapujos en ofrecerle sexo como agradecimiento por haberla salvado, o quien le asegura que su novia debe haberse metido a prostituta para sobrevivir, como ella. Como personas, el asesino y la prostituta no son “malos”,  pero se encuentran al otro lado de la ley. Y el espectador se encuentra deseando que escapen y que vivan felices y coman perdices, por muy molesta que sea Dan Dan. La división entre el bien y el mal es más borrosa que nunca.

Personalmente la película me gustó mucho por una razón más. Hace ya 8 o 9 años, el equipo de Dimsumcinema hizo su primer viaje a Hong Kong y se alojó en Mongkok. Más exactamente, en el mismo hotel en el que esconden a Daniel Wu y donde conoce a Cecilia Cheung, en una zona donde las mafias se reúnen para cenar en los mismos restaurantes donde cenamos nosotros. Las huídas se llevan a cabo por Temple Street y por Tung Choi Street, las zonas que más frecuentábamos nosotros… Así que entenderéis por qué le tengo un cariño especial.

Aún y así, y aunque la película empiece un poco lenta en cuanto a qué nos está contando exactamente, es más que recomendable para todo aquel que le guste el cine de Hong Kong y un buen thriller.

Anuncios