Sector 7 es posiblemente una de las películas coreanas más esperadas de este año, y que ha recibido las peores críticas. Antes de empezar quiero preguntaros ¿os gustó The Host? Pues olvidadlo por qué esta película no tiene nada que ver con The Host. Sí, hay un monstruo, pero también lo hay en Una historia china de fantasmas, y no por eso vamos a compararlas. Bien, aclarado este punto, comencemos.

Sector 7 tiene lugar en una base petrolífera en medio del océano donde un grupo trabaja para encontrar petróleo en la base que han reabierto tras 10 años. Todo parece ir bien hasta que empiezan a morir uno a uno y se dan cuenta de que no están solos. Vamos, lo que se dice una película de monstruos.

No os voy a engañar, no es una gran película de monstruos, no es una buena película de monstruos. Pero es una película entretenida. Sí, tiene sus fallos. Y sí, son unos cuantos. Uno de ellos se nota sobre todo al principio cuando intentan colarnos momentos de comedia con un personaje que parece más un dibujo animado que una persona. Y otros en los que no entiendes a la gente, por ejemplo y sin spoilear a nadie, hay un momento en el que los protagonistas comparan sus cicatrices, y el capitán no tiene ninguna. Cuando éste les explica que no tiene por qué sabe ir con cuidado en su trabajo, un poco más y lo tratan de idiota.

El monstruo es correcto, y aunque aquí sí que parece que han intentado imitar un poquito al de The Host: parece un mutante a medio hacer, tiene muchos dientes y a veces se mueve de forma similar, se aparta lo suficiente del modelo anterior como para que no nos recuerde en exceso. Cabe decir que durante la película nosotros dijimos más de una vez “Eres más pesado que el monstruo de Sector 7” y según he oído, no fuimos los únicos.

No os esperéis sorpresas, si hay algún humano que tiene algo de culpa, es obvio desde antes de que suceda nada quién va a ser, y la historia no tiene más importancia que la de rellenar huecos mientras el monstruo caza. Es una película en la que un monstruo ataca a un montón de humanos de forma repetitiva y sin razón. A veces exageradamente, yéndolos a buscar uno a uno a los lugares más insospechados para lugar salir corriendo a buscar al siguiente que se había dejado. Eso no tiene por qué ser malo, es una película en la que un monstruo mata gente, a veces eso es suficiente.

En cuanto a las actuaciones… poco podemos decir, Ha Ji Won se pasa la película sudorosa y con camiseta de tirantes (punto a favor), pero su actuación deja mucho que desear, cuando intenta ir de “chica dura” solo baja la cabeza un poco y mira con el entrecejo fruncido mientras curva los labios hacia abajo. Eso y gritar es toda la actuación que nos ofrece. El resto del cast es igualmente exagerado, Oh Ji-ho podría ser perfectamente mudo, y Park Yeong-soo es, con diferencia lo peor de la película.

Estoy siendo muy crítico con la película, seguramente por qué tenía muchas ganas de verla. Pero en general tiene algunos trozos muy interesantes e incluso puede sorprender al espectador que no esté acostumbrado a este tipo de cine. 

¿Vale la pena verla? Sí sabes lo que vas a ver, sí. Si esperas algo original, que te haga pensar o que te descubra un nuevo mundo de sensaciones y emociones… ya es más complicado. Para pasar un rato entretenido delante de la tele disfrutando de un monstruo y de Ha Ji Won con una camiseta de tirantes y sudando, sí.

Como curiosidad diré que en este trailer, en el minuto 01:01 hay una escena que no aparece en la película y que descoloca totalmente a cualquiera que la haya visto.

Anuncios