El gore vuelve a Hong Kong por la puerta grande. Esta película tiene parte crítica social, y parte gore sin miramientos de las que tienen al amante del género aplaudiendo conforme escala la violencia de las escenas. La categoría III toma la pantalla en “Dream Home

 “Dream Home” es la primera película de la productora 852 Films, de Josie Ho y su marido Conroy Chan. El grupo 852 es un variopinto grupo de artistas que van desde actores o artistas gráficos hasta especialistas del skate. Josie Ho siempre ha intentado traer un poco de originalidad al mundo artístico en Hong Kong: su música por ejemplo roza el rock-punk y sus videoclips son extrañamente bizarros. En cine también ha optado por dar algo original al mercado: un film gore, un género que levaba muerto 20 años en Hong Kong.

 En la película seguimos a una desconocida que se cuela en un edificio para matar a los ocupantes de dos pisos. Poco a poco y a base de flashbacks conocemos a la asesina, Cheng Lai-sheung (Josie Ho) y los motivos que la llevan a cometer tales atrocidades. No os esperéis una historia de venganza ni una crítica a la crueldad humana. En este caso la película explora el descenso a la locura de una mujer atrapada en una vida sin futuro y lo que es capaz de hacer por conseguir su sueño cuando la vida le escupe en la cara.

 Las escenas de los asesinatos tienen algunos momentos de los más originales que se han visto en el cine slasher desde hace mucho tiempo, y Josie no se corta a la hora de utilizar todo lo que tiene a su alrededor para deshacerse de los ocupantes de los dos pisos. Los amantes del gore estarán más que satisfechos con la cantidad de sangre y violencia del filme, que aunque no es constante, mantiene la atención del espectador muy bien. La parte de crítica social se la llevan los especuladores de terreno y viviendas que están inflando el mercado. Algo que nos sonará bastante a los españoles.

 “Dream Home” está dirigida por el siempre genial, si bien escaso, Pang Ho-Cheung (You shoot, I shoot; Isabella).  Pang se considera un fan incondicional del cine slasher y en esta película demuestra su teoría que la iluminación juega un papel importante en la misma, por lo que contrató a Wong Chi-ming, habitual colaborador de Wong Kar-wai. La dirección salta entre flashbacks en los que vemos como la protagonista va perdiendo la cabeza por enfrentarse a bancos y abogados en la persecución de su sueño, y la narración del presente en la que decide lidiar con el asunto a su afilada manera.

 En cuanto a actores, el protagonismo recae totalmente en Josie Ho, que una vez más demuestra que el papel de la chica mala de Hong Kong le va como anillo al dedo. Con una larga filmografía, pero casi siempre como secundaria, los fans de Johnny To la recordarán por su papel en Exiled. En este caso Josie baila entre la cordura y una locura bastante tranquila sin remordimientos ni miramientos. Eason Chan también aparece en la película, pero más como un cameo curioso que como un papel consistente. Por lo que sabemos su aparición en la película se debe a que él también forma parte del movimiento 852 y su amistad con Josie. A parte de esto, tenemos una infinidad de cameos como Juno Mak (el protagonista de Revenge: a Love Story, también producida por Josie Ho), Phat Chan (de la mítica banda LMF y la actual 24Herbs), etc.

 Vale la pena hacerse con la versión Uncut, ya que aunque las diferencias son de segundos, en algunos casos son importantes.

Dream Home” ganó dos premios en el Festival Internacional de Cine de Sitges, uno a mejor maquillaje (Andrew Lin y Vitaya Deerattakul) y otro a mejor actriz (Josie Ho). Y como curiosidad, yo mismo tuve la suerte de coincidir en Hong Kong con muchos de los implicados en esta película: Josie Ho, Conroy Chan, Eason Chan, Phat Chan y Andrew Lin un par de años antes de que comenzara la producción. En aquella época Josie me explicó que estaban muy ilusionados con un nuevo proyecto, que se ha materializado en 852 productions, y que por ahora nos ha traído películas muy interesantes.

En persona Josie Ho es mucho más maja y no da nada de miedo

La película es muy aconsejable, pero solo para aquellos que no tengan el estómago sensible. Estáis avisados: sangres y tripas sin medida.

Anuncios