The Yellow Sea es posiblemente el thriller asiático que mejores críticas ha recibido tanto allí como aquí. Y después de ver la película, he comprendido porqué. El filme mantiene al espectador enganchado a la pantalla mientras los acontecimientos escalan a una velocidad trepidante. Es todo un ejercicio de ritmo y tensión.

La historia comienza en una zona poco explorada por el cine, Yanbian, en la frontera entre China, Corea del Norte y Rusia. Es una zona en la que chinos y coreanos conviven en una sociedad bilingüe, pero muy problemática debido a sus fronteras. Aquí nos encontramos a Ku-Nam (Ha Jung-wo) un taxista coreano que le debe dinero a la mafia china. Hace tiempo, Ku-nam cogió prestado 600.000won para conseguirle un visado coreano a su mujer, que no ha vuelto a dar señales de vida. La gente le dice que la olvide, que ha conseguido un amante en Corea, que es muy común. Pero él sigue obsesionado con la idea de encontrarla.  Por desgracia, Ku-nam pierde su trabajo y la mafia decide conseguirle otro un poco más peligroso, pero con el que podrá pagarles más rápido.

Entra en escena Myung-ga (Yun-seok Kim), el vendedor de perros, que le ofrece mucho dinero por ir a Seúl a matar a alguien. Ku-nam se verá obligado a aceptar, y decide que también aprovechará el tiempo para encontrar a su mujer. Sin embargo no todo es tan sencillo…

Así comienza una carrera desesperada por la supervivencia que enfrentará a Ku-nam a la bastante inepta policía coreana, a las mafias coreana y china. La película refleja la lucha de un hombre que no pertenece a ningún lugar y que ha visto como su vida se desmoronaba por una elección equivocada. Pero a su vez también nos enfrentamos a la idea de cómo un hombre coreano que ha vivido en la frontera con la peligrosa Corea del norte y la siempre rival China se da cuenta que su definición de hogar se ve totalmente diluida, no forma parte de Corea ni de China. Y no hay hacia dónde huir.

Tengo que decir que en mi opinión últimamente ha sido difícil encontrar un thriller coreano de verdad, con la moda que hay de mezclar géneros, siempre se tiende a perder tensión y ritmo. Algo que no le ocurre a The Yellow Sea. en ningún momento Su director, Na Hong-jin consigue el ritmo perfecto para que el espectador no deje de interesarse ni un segundo por lo que acontece en pantalla. Bien es cierto que la versión cinematográfica que se estrenó en Corea duraba 2horas y 36minutos, y hacia el final es difícil mantener la tensión durante un periodo de tiempo tan largo. Por eso encuentro perfecta la decisión de Media3 Estudio de estrenar la llamada “versión del director” de 140 minutos donde la historia está un poco más compactada y mantiene mucho mejor el estado de tensión del espectador.

A todo esto hay que decir que somos tremendamente afortunados de poder disfrutar de la película en cines en España y próximamente de su edición en DVD.

En general, una película que no defraudará a los amantes del buen thriller con la cantidad justa de acción. Incluso a aquellos que el cine coreano no les ha interesado nunca, esta película les demostrará que el lenguaje cinematográfico, si se trata bien, no tiene fronteras.

Como curiosidad diré dos cosas que me han llamado la atención especialmente: la película nos presenta a uno de los mafiosos más bestias de la historia del cine reciente, y que me alegra ver una película como las clásicas de mafia en las que los mafiosos no utilizan pistolas, sino cuchillos de matar cerdos.

Anuncios