El otro día en la crítica de “East Meets West 2011 os hablamos del “mo lei tau”, el “humor absurdo”, y eso nos dio ganas de volver a visionar algunos de los clásicos. Y para comenzar escogimos la película que trata precisamente de la vida de un actor en Hong Kong: King of Comedy.

Stephen Chow protagoniza esta película junto a su diva de la época, Karen Mok, y una jovencísima Cecilia Cheung en su primera película. El protagonista es el aspirante a actor Wan Tin-Sau (Stephen Chow) que apenas consigue aparecer de figurante en alguna película. Al principio consigue trabajo de extra en la última producción de la superestrella Cuckoo (Karen Mok) que dirige una versión exagerada de John Woo, sin embargo Tin-Sau lleva su papel más allá de lo necesario y le despiden. Gracias a su insistencia consigue otro papel de extra, pero la mala suerte le persigue y por poco mata a la estrella de la película en un espectacular accidente. Sin esperanza, Tin-Sau vuelve a la asociación de vecinos donde vive.

Allí conoce a un grupo de prostitutas y vienen a pedirle clases de actuación gratis porqué es el mes de “El primer amor de instituto” en el club en el que trabajan, pero todas las chicas tienen poco de inocentes y los clientes no están satisfechos. Allí Piu Piu, aunque se burla constantemente de su profesor, será la primera en poner en práctica sus enseñanzas, y volverá a pedir más…

Entre clase y clase, Tin-Sau intentará hacer realidad su sueño de ser un actor famoso en Hong Kong.

En esta película nos encontramos con el clásico estilo de Stephen Chow y la comedia del “mo lei tau”. Situaciones absurdas (algunas divertidísimas, esperad a la escena en que enseña a un chaval como ser un mafioso para extorsionar dinero) y diálogos brillantes son los protagonistas, pero esta vez comparten cartel con una historia que se acerca más al drama de lo que nos tiene acostumbrados Chow. Aunque eso no debe asustar a nadie, incluso en medio de las situaciones más dramáticas hay chistes de mocos o caca. Tengo que decir que al final se les va un poco la historia de las manos con un giro inesperado, pero supongo que había que darle protagonismo a Ng Man Tat.

En cuanto a actuaciones, Stephen Chow está totalmente en su línea, y cualquiera que haya visto alguna de sus películas sabrá de lo espectacular que es este hombre en comedia, no solo por argumento, sino porque todo su cuerpo se convierte en un arma para hacernos reír. Karen Mok tiene el papel quizás menos divertido, pero es posiblemente la receptora de las bromas más bestias de la película. Cecilia Cheung, en su primer papel a los diecinueve años, lleva el peso dramático de la película, aunque no se la ve nada incómoda en los momentos de comedia más absurda. Y va vestida de colegiala y con faldas muy cortas toda la película. Seguro que a alguien le parece muy interesante este punto.

En general, una joya que nos habla de las dificultades de ser actor en la meca del cine asiático en el género más autóctono de la zona, “mo lei tau” en estado puro.

Como curiosidad resaltaremos el cameo que hace Jackie Chan como un extra más que le da un consejo a Stephen Chow. Por su parte, Chow le devuelve el cameo a Jackie en la película Gorgeous. Al parecer las dos estrellas eran muy buenos amigos en la época.

Otra curiosidad es la propaganda de una conocida marca de patatas hacen al final en la que los protagonistas devoran patatas de una manera muy exagerada mientras hablan enseñando descaradamente la marca a pantalla, hasta que alguien grita “callad y comed patatas”. ¿Se estaba riendo Stephen Chow de hacer publicidad en la película?

Anuncios