En “The Second Woman” vemos a Shu Qi haciendo el papel de dos hermanas gemelas: Hui Bao, una actriz y Hui Xiang, que cuida de su madre ciega. Nan (Shawn Yue), también actor y escritor de una nueva obra de teatro de mucho éxito, es el novio de Hui Bai,. Tras mucho esfuerzo, Hui Bao consigue un papel como actriz secundaria para la obra que ha escrito Nan, pero la noche antes del estreno cae enferma. Su hermana se ofrece para sustituirla sin que nadie lo sepa aunque ella no tiene ninguna experiencia como actriz.

Cuando Hui Bao se entera que su hermana ha hecho una actuación superior a la suya y aunque que todo el mundo se cree que ha sido ella, empieza a pensar que su carrera puede peligrar. Y lo que es aún peor, sospecha que su hermana está teniendo una aventura con su novio.

Pero ¿hasta dónde pueden llegar los celos entre hermanas…?

La película comienza como un drama común, pero poco a poco se va convirtiendo en un thriller con toques de película de terror. Este baile entre géneros puede ser confuso, pero por suerte el flirteo con el cine de terror termina pronto y el thriller toma el control.

Los fans de Shu Qi podemos estar contentos, en The Second Woman la tenemos por partida doble en un duelo de actuación consigo misma. Shawn Yue sin embargo toma un papel secundairo como el hombre en disputa entre las dos hermanas.

La película recuerda mucho a “In love with the Dead” donde Shawn Yue estaba también dividido entre dos bellezas (en este caso Stephy Tang y Yu Yung Yung), si bien guardando las distancias. Hay actores que parecen tener suerte y siempre hacer papeles en los que dos bellezas se pelean por él.

La obra de teatro que toma gran parte de la historia es un reflejo de lo que les ocurre a los protagonistas, ya que el personaje principal ve como su amada muerta desde hace 3 años toma el cuerpo de su actual prometida y él deberá escoger entre dos amores con el mismo rostro…

En la película también hay dos personajes que ayudan a Nan a averiguarqué ocurre con las dos hermanas, y aquí el guionista parece no saber qué hacer con la historia y los utiliza para explicárseo todo al espectador mientras el espectados ya vé lo que ocurre. En general estos dos protagonistas parece que eran dos actores que tuvieran amistad con el productor y se los tuvo que enchufar. Es lo más molesto de la película.

La película a veces puede llegar a ser confusa al no saber siempre qué hermana está en escena en ese momento, aunque también es cierto que la película juega mucho con eso. También tenemos que decir que tiene un regusto a “Black Swan” (Cisne negro) cambiando el ballet por el teatro y el trabajo por el amor, pero aun y así es fácil ver las similitudes. Es muy común ver películas chinas que toman ideas de productos de Hollywood descaradamente, pero no nos lo esperábamos de ésta, al tener nombres tan importantes en el proyecto.

En general, una película recomendable, que aunque no pasará a la historia,  tampoco se merece dejar de verla. Y sale Shu Qi. Dos veces.

Anuncios