Dante Lam se ha convertido en estos últimos años en el estandarte del cine de acción de Hong Kong, y con “The Viral Factor” demuestra que la fama es totalmente merecida. Podemos decir, sin lugar a dudas, que The Viral Factor es una de las mejores películas de acción que hemos visto en años. Dante Lam tiene una larga historia como director a sus espaldas, aunque no ha sido hasta hace poco que ha comenzado a conseguir más popularidad entre el público. En 2003 dirigió la comedia de acción Twins Effect, y estos últimos años nos ha traído grandes joyas del cine de acción como The Beast Stalker, Fire of Conscience o The Stool Pigeon.

Con The Viral Factor, Lam decide llevarlo todo un paso más allá y hacer una película mucho más grande. Rodada en Beijing, Kuala Lumpur, Xi’an, Hong Kong, Jordania, Vietnam, Tailandia y Singapur, la película mezcla una gran variedad de idiomas según cada personaje: cantonés, mandarín, inglés y malayo. Los actores también representan una internacionalidad que nos da una idea de lo grande que es este proyecto: chinos, malayos, singapurenses, jordanos, y algunos occidentales (dos de nuestros lectores, los hermanos Dasz, trabajaron en la película). El director tomó prestado tanques, helicópteros y aviones del ejercito para darle más realismo a las escenas.

En The Viral Factor, el protagonista es Jon Man (Jay Chou), que pierde a su equipo protegiendo a un científico jordano que guarda una cepa mutada de la viruela extremadamente peligrosa. Sean (Andy On) traiciona a todo el equipo y se lleva al científico y la cepa. Unas semanas más tarde, Jon decidirá viajar a Malasia a buscar a su hermano perdido, Man Yeung (Nicholas Tse) que se dedica al crimen para poder sacar de los apuros en los que se mete su padre, Man Tin (Liu Kai Chi) debido al juego. Pero cuando Jon aterriza en Malasia descubrirá que su pasado y su presente están a punto de encontrarse…

Nos encontramos ante una producción de Hong Kong, uno de los pocos casos que se libran del fenómena de la co-producción con China, y se nota. El guión no queda trabado por demasiadas sensiblerías y no hay ningún mensaje que eclipse el motivo de la película. La acción es ruda y Dante Lam casi no nos deja respirar, en gran parte de la película apenas hay cinco minutos entre una escena de acción y la siguiente. El espectador se encuentra clavado en la butaca, incapaz de apartar la vista de la pantalla. Yo mismo casi me quedo sin uñas en las dos horas de metraje. El director nos lleva de una escena de acción a la siguiente de una manera fluida aprovechando los descansos para meternos en la cabeza de los protagonistas y mostrarnos porqué están luchando.

Los dos protagonistas masculinos llevan toda la película a sus hombros, si bien Nicholas Tse lleva todo el peso interpretativo en una película que le deja casi tan irreconocible como en Stool Pigeon. Nicholas ha conseguido que su fama de “guaperas” no le evite escoger papeles que le deformen la apariencia. Sin embargo Jay Chou no destaca tanto en este sentido. Sus fans femeninas estarán contentas, sale en todo su esplendor en cada toma, si bien eso le quita muchísima expresividad. Jay está poco acostumbrado a actuar (aunque al parecer le encanta) y le falta reacción ante las cámaras. Si a esto le añadimos que cuando habla es bastante monótono y difícil de comprender (algo de que se ha hablado muchísimo en China, mucha gente ha de escuchar sus canciones varias veces para entenderle) queda en bastante segundo plano en cuanto aparece Nicholas en escena. A su favor tengo que decir que se ha adaptado a las escenas de acción muy bien, algo a lo que no está acostumbrado. Por desgracia, si los rumores son ciertos, no le veremos en una hipotética segunda parte debido a problemas con el equipo, como os anunciamos en esta noticia.

En cuanto al resto del casting, Liu Kai Chi está irreconocible y su actuación es, en mi opinión, de las mejores de su carrera. De la parte de “los malos” tenemos a Andy On, este experto en artes marciales que nunca decepciona ante las cámaras.

Poco más podemos decir, a parte de recomendárosla a todos de manera ferviente. Si este año solo podéis ver película de acción, que sea The Viral Factor.

Anuncios