Oculus (2013)
Mike Flanagan

Lo mejor que podemos decir es que es una película correcta. Un guión correcto, una dirección correcta, actores correctos… Pero todo es tan correcto que acaba sin tener nada sobresaliente ni memorable. Si buscáis espejos malditos, probad mejor con Reflejos (2008).