X-Men: Days of Future Past (2014)
Bryan Singer

¡Alto! Si no quieres SPOILERS, no sigas leyendo.

En un futuro no muy lejano los mutantes han perdido la batalla y se enfrentan a la extinción. En un movimiento desesperado, Kitty Pryde utiliza sus poderes de atravesar paredes para enviar a Lobezno al pasado e intentar cambiar el futuro. Ya en el pasado, Logan habla mucho y se sube a muchos aviones durante una hora entera. Mística, Charles y Magneto vuelven a discutir todo lo que ya discutieron en First Class, y al final cada uno decide su papel en la historia y de repente la película mola.

Bryan Singer vuelve a los X-Men, y lo hace con una película muy irregular, donde introducción y desenlace hacen que valga la pena soportar el núcleo. Eso si, da la impresión de que no se tomó muy bien que no contaran con él para los dos últimos X-Men y se encarga de marcar territorio para próximas entregas… Nosotros, sin embargo, nos seguimos quedando con First Class.

Mención especial a Fan Bingbing, que interpreta a una Destello que es puro amor, a Mercurio, que consigue molar muy a pesar del pelucón y el papel de plata y a la escena post-créditos, que nos ha puesto los dientes tan largos como lo hizo la sonrisa de Thanos en Los Vengadores.