En China existen cuatro famosas “casas encantadas”, antiguos edificios donde ocurrieron muertes que marcaron el lugar, y por dónde se cree que los muertos caminan. Una de estas casas se encuentra en Beijing, en la calle Chaonei 81, una mansión de 3 pisos de estilo francés que incluso hoy en día, con el precio de la vivienda en Beijing, sigue deshabitada.

La casa en la actualidad

En los 70 ya se rumoreaba que estaba encantada, los niños no se atrevían a entrar, e incluso los Guardias Rojos que vivieron allí durante la revolución cultural, acabaron huyendo despavoridos. Todo esto se debe a que cuando los Comunistas entraron en Beijing y persiguieron a los nacionalistas, en la casa vivía un alto cargo del Kuo Min Tang, del que se cuenta que huyó dejando a su mujer sola para que se enfrentara a los comunistas. Ella terminó optando por ahorcarse en la casa antes que enfrentarse a las posibles torturas y la vergüenza.

Basándose en estos hechos, nos llega la película The House That Never Dies, protagonizada por Francis Ng, Ruby Lin, Monica Mok, Tony Yang y Li Ching.