Warner abandona el tono oscuro y apuesta por un humor contenido en una película protagonizada por unos malos que lo peor que hacen es robar un bolso.

Guión justo, actuaciones flojillas y mucha Harley Quinn a cámara lenta para disfrute de los quinceañeros. Entretenida sin más.