Revisitamos este clásico de terror basado en una historia corta de Clive Barker (Hellraiser).
Si bien ha envejecido mejor que otras películas de su época en cuanto a imagen y actuaciones, su ritmo lento hace que el espectador actual pierda interés rápidamente.
No está mal como ejercicio de nostalgia.