Soporífera secuela que intenta darle una vez más un transfondo humano a un asesino que empala con un gancho a todos los familiares y amigos de la protagonista porque ésta le llama.

Sigue el esquema de la primera película, y falla de la misma manera.