ARQ es una película original de Netflix en la que una pareja ha de luchar por sobrevivir en un piso en el que entran unos desconocidos. La trama se sitúa en un futuro en el que una corporación se está apoderando del mundo, y el protagonista ha creado una máquina que crea energía infinita. Pero por casualidades de la vida, también crea un loop temporal.

La película está protagonizada por dos especialistas en tomar las peores decisiones, ponerse a hablar de sentimientos cuando tienen quince segundos para intentar sobrevivir y básicamente volver loco al espectador.

Repleta de agujeros argumentales, explicaciones que desmontan lo que sucede en la propia película y en general, contradicciones de principiante. Sólo te gustará si nunca has visto una película de viajes en el tiempo. Esta misma película se ha hecho ya varias veces. Y bastante mejor.