Vamos con ganas a por la siguiente película porque normalmente lo que se abuchea en Cannes se celebra en Sitges. Debo empezar diciendo que me declaro fan del manierismo eléctrico de Nicolas Winding Refn, y el primer plano de The Neon Demon, como sacado de una fotografía de David LaChapelle, no defrauda: Glamour grotesco que impregnará toda la película.

Seguiremos la historia de Jesse, espectacular Elle Fanning, una joven modelo que llega a LA para comerse el mundo. Su espectacular belleza natural la pondrá en ojo de todos, lo que causará la envidia de otras modelos.

¿Cuál es el verdadero poder de la belleza? NWR elabora un onírico relato, con raíces en el folklore popular, y retrata el mundo de la moda como un ambiente carnívoro en el que eres depredador o presa.La fotografía y banda sonora son un festín para los sentidos. Sin embargo, la débil línea argumental queda completamente supeditada a la parafernalia visual. Una película preciosa, pero hueca por dentro: La metáfora es demasiado perfecta.