El director novel Vincent Masciale nos presenta esta comedia de terror en la que una empresa llamada Fear Inc crea experiencias terroríficas personalizadas. El problema es que estas experiencias parecen ser más reales de lo que uno querría. 

Con un inicio muy digno, y una enorme cantidad de referencias al cine de terror, Fear Inc pierde fuelle en su parte final. La película juega al engaño constante con el espectador sobre si lo que está viendo es real o forma parte del juego. El problema es que juega tantas veces con lo mismo, que conforme avanza la película, aburre cada vez más. 

Aún y así, la recomendamos para pasar un rato divertido.