Mila Kunis protagoniza esta descafeinada comedia sobre unas
madres que se hartan de ser perfectas. Kristen Bell y Kathryn Hahn ayudan a la
protagonista a encontrarse a si misma tras decidir que quizás ser perfecta en
todo no es lo que necesitaba en su vida, si no amistad, libertad y criar a sus
hijos en condiciones.

La película comienza
con el logo de tres productoras chinas, lo que últimamente en Hollywood no es
buena señal. Ni siquiera el trío protagonista consigue salvar esta insulsa
cinta en la que las protagonistas no consiguen conectar con el espectador, las
situaciones exageradas pierden gracia en su contraste con la realidad a la que
intentan imitar, y el desarrollo se hace previsible a cada segundo que pasa.

Nos aburrimos mucho.

Anuncios