Morgan es una de esas películas de festival que pocas veces pasan por el gran publico. Aunque esté dirigida por Luke Scott (hijo de Ridley Scott) y protagonizada por Kate Mara, Ana Taylor-Joy (la ya no tan niña de La Bruja) y Rose Leslie (no sabes nada Jon Snow).

Morgan es una vida artificial creada con una mezcla de IA y tejido biológico, que ha sido criada como una niña toda su vida. Ahora una especialista de la compañía que la ha creado deberá decidir si puede seguir viviendo, o es demasiado peligrosa.

Es agradable ver como Ana Taylor-Joy, tras su brillante paso por La Bruja, se va haciendo un hueco en las películas de género. En Morgan, ella y Kate Mara demuestran que la ciencia ficción no ha muerto.

Morgan es un buen ejercicio cinematográfico, aunque a ratos deja el espectador con ganas de más. La película postula unos problemas morales que rápidamente se quita de encima para pasar a la acción.

Echadle un ojo.

Anuncios