La tercera película de esta saga casi nos mata de sueño.

Con el mismo argumento que las anteriores, Candyman 3 demuestra que no es necesario saber hacer películas de terror para pasar a la historia.

Tras revisionar la saga completa, no comprendemos como consiguieron hacer tres películas iguales, con un ritmo tan lento y una idea tan poco original. Suponemos que el hecho de que cada protagonista llevara un poco menos ropa que la anterior ayudó.

En resumen, huid de ella.

Anuncios