Es agradable que estemos en Febrero de 2017 y poder decir que ya hemos visto
la peor película del año. Así es, estamos absolutamente convencidos que este
año no podemos ver ya nada peor que I am the pretty thing that lives in the
house.

Netflix comienza a ser conocida por tener las peores películas de terror, y
con ésta de producción propia, da la razón al mundo.

 En I am the pretty thing that lives in the house, veremos a cámara
lenta como una enfermera va a casa de una anciana a cuidarla. La enfermera
habla consigo misma a una décima parte de la velocidad normal, se susurra y se
pone introspectiva hasta con la taza del café.

También hay moho en la pared.

 Se supone que ha de pasar algo. Pero no es así.
 Un director pedante ha decidido robarnos años de vida y lo ha conseguido.
Al menos todo lo demás que veamos a partir de ahora solo puede ser cuesta
arriba.

Anuncios