Recuperamos esta comedia vampírica que vimos en Sitges hace un par de años. 
Esta oscura comedia ofrece una metáfora perfecta de los sacrificios que se hacen por el trabajo. Aunque en este caso te robe la vida literalmente. Divertida e irreverente, Blooducking Bastards ofrece lo que promete y hace pasar al espectador un buen rato.

Anuncios