Este domingo nos decidimos a ver The Bye Bye Man con todo el miedo del mundo, pues la ponían fatal y el trailer no era muy prometedor. Aún y así, era domingo y tocaba peli de terror.

Curiosamente no nos pareció tan mala como dicen, llegando hasta a engancharnos y sorprendernos.

En The Bye Bye Man tres jóvenes se mudan a una enorme casa donde conocerán la existencia de una extraña leyenda urbana, el Bye Bye Man. Esta especie de Candyman con nombre de petardo de feria se mete en la mente de aquellos que conocen su nombre y les hace cometer actos terribles.

La primera mitad de la película es bastante interesante, pese a lo flojo de todos sus actores. La segunda mitad se alarga sin llegar a explicar nada. Pues este es uno de los puntos flojos de la película, se nos presenta al Bye bye man, a su perro demoníaco, aparecen monedas de plata, aparece un tren… Y jamás se explica nada. No sabemos de qué leyenda urbana sale el Bye Bye Man. Ni cual es su origen. Nada.

En general, una película de domingo por la tarde para ver con amigos en casa. No os cambiará la vida, pero nosotros tenemos ya el listón tan bajo de nuestras últimas películas de terror, que nos ha entretenido quizás más de lo que debería.

Anuncios