Estamos en la época de los remakes, adaptaciones y reinterpretaciones, y Peter Pan no podía escaparse de esta moda.

 En esta adaptación de 2015 vemos los orígenes del niño que nunca crece desde que es secuestrado de un orfanato para descubrir su mágico origen y comenzar la amistad con un tal Hook hasta luchar contra Hugh Jackman, el malvado pirata.

 Visualmente la película es espectacular y si conseguimos olvidar todo lo que sabemos del lore de Peter Pan, hasta disfrutable. 

 Por desgracia se pierde con personajes nada carismáticos (tener un Hook buenorro y soso es imperdonable) donde ni siquiera el villano destaca. Pan, los piratas y los indios lucen una estética y una imaginaria espectacular, pero carecen de alma.

 En general, no es una gran película, pero no se merecía la lapidación de crítica que sufrió. Es entretenida de ver, aunque los piratas de Nunca Jamás canten Nirvana por alguna razón.

Anuncios