Hoy os traemos la crítica de una película muy peculiar. Velvet Goldmine es una especie de biografía no autorizada de David Bowie en la que Jonathan Rhys Meyer es Brian Slade, un cantante de glam rock que vive su sexualidad de forma inspiradora para toda una generación de fans.

 Velvet Goldming está repleta de actores y actrices de renombre como Ewan McGregor, Toni Collette, Christian Bale… y es todo un viaje de canciones, sexo y lucha encarnizada por los sueños. A medio camino entre la realidad y la ficción de musical, la película enfureció a Bowie, quien pidió cambios en el guión para alejarlo de su imagen. SIn embargo grandes partes de su carrera y su relacion con Iggy Pop están casi intactas.

 En resumen, una película más que curiosa para fans de Bowie o de la música de los 70 y 80.

Anuncios