Cold Moon es un thriller con aire sobrenatural ambientado en los años 80 en el sur de Estados Unidos. Una chica es asesinada brutalmente por un hombre enmascarado en medio de puente. A partir de ahí el sheriff deberá descubrir quien es el asesino y detenerlo antes de que vuelva a matar. Al espectador se le muestra pronto quien es el asesino, sólo para que éste sea acosado por el espíritu de su victima.

 Cold Moon intenta ser un thriller muy thriller, con fantasmas de por medio y no consigue ni ser un thriller (aunque tenía todo lo necesario para ser uno muy bueno) ni una película de terror.

 Unas actuaciones exageradas con actores de segunda que intentan imitar un acento sureño. Un cameo pobre de Christopher Lloyd (Regreso al Futuro). Y cero interés por nuestra parte.

Anuncios